Las escenas de películas sobre drogas más realistas

Publicado

Las escenas de películas sobre drogas más realistas

Hollywood no siempre es realista en cuanto a las drogas y sus efectos. Pero, a veces, aciertan. Aquí está nuestra lista de las escenas de droga más interesantes y realistas de la historia del cine.

Hay bastantes películas en donde los protagonistas consumen drogas por un motivo u otro. Pero, en la mayoría de los casos, Hollywood es de todo menos realista a la hora de escenificar los efectos de estas sustancias. Aunque ya hayan pasado los tiempos de la propaganda gubernamental como la película “Reefer Madness”, no siempre es fácil encontrar una representación “real” de las drogas en el cine. Pero, en ocasiones, algunos directores escenifican experiencias con drogas de manera increíblemente realista, reforzando la narración de la película. Aquí está nuestra lista de escenas con drogas más fieles a la realidad de la gran pantalla.

MIEDO Y ASCO EN LAS VEGAS (1998)

Droga: LSD

La mayoría de gente que ha probado los psicodélicos, como el LSD, están de acuerdo con que la representación del viaje con LSD de Raoul, en “Miedo y asco en Las Vegas”, probablemente sea una de las mejores y más acertadas de la historia. Estamos hablando de la escena en que Raoul (Johnny Depp) llega al hotel flipando en ácido. Entonces, ve la moqueta retorciéndose y trepando por la pared. Mucha gente piensa que esta es una interpretación muy cercana a los efectos visuales que pueden verse en un viaje con ácido. Además de esta famosa escena del hotel, “Miedo y asco en Las Vegas” también realiza un gran trabajo retratando los efectos de la marihuana y otras drogas. 

ENTER THE VOID (2009)

Droga: DMT

Definir "Enter the Void" como psicodélica sería subestimarla. Al fin y al cabo, cuenta la historia del viaje espiritual de Oscar (Nathaniel Brown), un joven narcotraficante americano en Tokyo que muere tras una redada. Entonces, su alma comienza un viaje psicodélico por el "más allá", desde el pasado, al presente y al futuro, donde observa las repercusiones de su muerte en la búsqueda de la resurrección. Algunos psiconautas experimentados dicen que la película cuenta con una de las escenas con DMT más realistas. 

DESTINO WOODSTOCK (2009)

Droga: LSD

Esta comedia dramática independiente, también llamada "Bienvenido a Woodstock", incluye algunas buenas escenas con LSD, y muy auténticas. En una de ellas, podemos ver a Elliot (Demetri Martin) tripando en casa con lo que podría ser una dosis pequeña de ácido. ¡No te pierdas los patrones en movimiento oscilando por la pared y el techo! En otra escena realmente está flipando en colores, de pie, en lo alto de una colina, observando a la multitud moviéndose como las olas de un gran océano. En nuestra opinión, esto se acerca bastante a los efectos visuales del ácido, ¿no crees?

ESCONDIDOS EN BRUJAS (2008)

Droga: cocaína

En esta película, dos sicarios (Colin Farrell y Brendan Gleeson) van a Bélgica para esconderse y dejar que las cosas se calmen tras un negocio de drogas que ha acabado mal. La película es bastante divertida y muestra una de las escenas con cocaína más certeras (y graciosas) nunca vistas en la gran pantalla. Colin Farrel se mete cocaína con un enano; tras insultarle, un nervioso Farrel y su amigo se ponen hasta arriba de cocaína y se enzarzan en una extraña discusión racista. Esta escena es muy similar a esa sensación cuando, después de hacerte unas rayas, te encuentras metido en conversaciones surrealistas. 

EL LOBO DE WALL STREET (2013)

Drogas: Quaaludes (metacualona), cocaína

En el Lobo de Wall Street hay muchas buenas escenas con drogas, pero la mejor es esa situación divertida donde Jordan Belfort (Leonardo DiCaprio) toma una gran cantidad de metacualona y después tiene que esnifar una raya de coca para poder hacer la maniobra de Heimlich a Donnie Azoff (Jonah Hill), que se está atragantando. Esta escena no solo es pura comedia, sino que también muestra con exactitud qué puede pasar si se consume demasiada metacualona. 

ASESINOS NATOS (1994)

Drogas: setas

Oliver Stone es un genio a la hora de crear escenas cinematográficas donde realmente tienes la sensación de estar tripando. Normalmente lo hace de manera sutil, lo cual le aporta aún más realismo. En “Asesinos natos”, podemos ver a Micky (Woody Harrelson) y Mallory (Juliette Lewis) tomándose unas cuantas setas mágicas en el desierto. Sin duda, este no es el mejor lugar para tripar, pero dado que la película trata de dos "atractivos asesinos en serie" tomando una mala decisión tras otra, esto no supone ninguna sorpresa. 

SPUN (2002)

Droga: metanfetamina

La película Spun se acerca bastante a la realidad a la hora de describir los efectos de las drogas. Un aspecto en el que destaca esta película es en el hecho de realzar la gran desconexión que normalmente hay entre los consumidores y la realidad. En una escena, Ross (Jason Schwartzman) y Nikki (Brittany Murphy) consumen una cantidad increíble de metanfetamina mientras conducen. Cuando están hablando, Nikki sobre su bebé y Ross sobre su novia, queda claro que todo son engaños y tristes mentiras. La escena en que las caras de los protagonistas se superponen sobre la carretera de noche no deja lugar a dudas. 

EL GRAN LEBOWSKI (1998)

Droga: LSD

Jeff Lebowski (Jeff Bridges), "El Nota", es un tipo tranquilo y despreocupado que casualmente tiene el mismo nombre que un millonario, cuya mujer debe mucho dinero a gente peligrosa. Suena como una buena opción para ver un sábado noche, ¿no? La película cuenta con una secuencia bastante acertada tipo sueño, inducido por las drogas, en que suceden muchas cosas raras. Hombres de rojo corriendo con tijeras gigantes, vikingas danzando y bolas Bowling cayendo del cielo son algunas de las locuras psicodélicas de esta escena. 

ROMEO + JULIETA (1996)

Droga: éxtasis

Esta es una adaptación a la gran pantalla de la clásica tragedia de Shakespeare, escenificándola en la ciudad postmoderna de Verona Beach. No estamos seguros de si Shakespeare hubiera aprobado esta nueva versión, que incluye una escena donde Mercutio da a Romeo una dosis de la "Reina Mab" (MDMA, a.k.a. éxtasis) antes de una fiesta. “¡Las drogas son rápidas!”, dice Romeo antes de poner los ojos en blanco, mientras Mercutio hace un espectáculo disco al estilo drag queen. 

CHOPPER (2000)

Droga: cocaína

Esta escena post-consumo de drogas está hecha muy sutilmente, y tal vez haya que verla un par de veces para captar las indirectas. Para algunas personas puede que sean más obvias. La escena está ligeramente acelerada e inconexa, haciendo que la conversación parezca nerviosa, rara y subida de tono, lo cual para muchos es una inteligente insinuación cinematógrafica de Chopper (Eric Bana) y el otro tipo colocados de coca. Si alguien duda sobre si la escena realmente trata de esto, puede ver los segundos previos a esta escena, donde se observa a ambos haciéndose rayas. 

EASY RIDER (BUSCANDO MI DESTINO) (1969)

Droga: LSD

Para algunas personas de mayor edad, en esta película puede que fuera la primera vez que oyeran hablar del LSD. En esta clásica película de carretera, dos hippies, Wyatt (Peter Fonda) y Billy (Dennis Hopper), viajan por América en sus Harleys en búsqueda de la verdad espiritual. Mientras buscan, consumen bastantes drogas, pero también deben soportar el odio y la intolerancia de los pequeños pueblos americanos. En algún momento alguien les da ácido, recomendándoles que lo tomen en el "lugar adecuado". Hacia el final de la película encuentran el "lugar adecuado", que resulta ser un cementerio en Nueva Orleans, donde toman el ácido con dos prostitutas. De toda la película, esta escena con ácido es la más recordada, y la que peor rollo daba a la gente.