Setas mágicas: la historia

Publicado
Categorías Default

Setas mágicas: la historia

Durante miles de años, los humanos han tenido una relación intensa con las setas psicoactivas. De una forma o de otra, nuestros ancestros se encontraban los hongos en la naturaleza y los consumían.

VIAJE AL PASADO

Se han encontrado imágenes en murales prehistóricos por todo el mundo que señalan el uso de setas alucinógenas hace miles de años. Pinturas antediluvianas en cuevas de la meseta de Tassili, al norte de Algeria, muestran imágenes sorprendentes de figuras humanas con hongos que salen de sus cuerpos. Se han fechado alrededor de los 5.000 años a.C. Más tarde, sobre 1.000 años a.C, podemos encontrar culturas nativas de Sudamérica que construían templos para los dioses de los hongos. También dejaron grabados en piedra con formas de setas, que se creen que pudieron ser usados en ceremonias religiosas. Las culturas mixteca y azteca de México, usaban una serie de plantas medicinales sagradas, como el peyote, la salvia divinorum y por supuesto los hongos, que llamaban Teonanácatl, la carne de los dioses.

Cuando los españoles comenzaron la conquista de Centroamérica, en el siglo XVI, se documentó por primera vez el uso de psilocibina. El alcohol ya se utilizaba ampliamente, a menudo simbólicamente en actos religiosos. Empezaban a llegar historias de los exploradores alabando el uso de cactus y hongos alucinógenos en cultos tribales. Los conquistadores describían las ceremonias tradicionales de naturaleza espiritual y profética. Esto era desconocido en Europa, así que aparecieron actitudes conservadores en la iglesia católica y las setas fueron declaradas profanas, marginando su consumo a la clandestinidad. En 1521, los aztecas ya habían sido prácticamente dominados, y su población había disminuido muchísimo. El catolicismo se introdujo en su cultura, y la sabiduría sobre las setas cayó casi por completo en el olvido.

EL PRIMER RENACIMIENTO

Sin embargo, algunos rituales sobrevivieron a la inquisición, y en 1938, Richard Evans Schultes, conocido como el padre de la "etnobotánica", presenció una ceremonia sagrada tradicional con hongos en Oaxaca, México. Al año siguiente publicó un reportaje sobre sus experiencias en el Museo Botánico de la Universidad de Harvard. Los primeros exploradores documentados que probaron las setas fueron R. Gordon Wasson, un micólogo, y su fotógrafo, Allan Richardson. Wasson se enteró de las aventuras de Schultes y viajó a México en 1955 para ver a una chamán, María Sabina. Allí, redescubrió y fue invitado a un ritual fúngico secreto. Wasson escribió varios libros y defendió que estas ceremonias supervivientes eran las evoluciones de los mismos ritos ancestrales con setas que inspiraron muchas tradiciones espirituales por todo el mundo. A lo largo de la iconografía religiosa podemos observar referencias ocultas al uso de hongos, cifradas con numerosas capas de gnosis ancestrales entre sus imágenes y metáforas. En Oriente, el Vedimos describe un sacramento divino visionario conocido como Soma. En Occidente, en la Antigua Grecia, los asistentes a los Misterios Eleusinos bebían un sacramento sagrado que denominaban Kykeon. ¿Podría ser que todas las religiones principales de este mundo fueran inspiradas por percepciones espirituales obtenidas mediante plantas visionarias?

INVESTIGACIÓN HIPPIE

Los descubrimientos de Wasson fueron publicados en la revista "Life" en 1957. Había trabajado de la mano de Sabina y escribió un artículo elogiando enérgicamente las virtudes de las setas. Se acuñó el término "seta mágica", y se fue extendiendo por la comunidad psicodélica, motivando a Albert Hoffman (el creador del LSD) a aislar el elemento psilocibina para su distribución en 1956. Siguiendo el informe de Wasson, Timothy Leary también viajó a México para comenzar a investigar el fenómeno de los hongos. En 1960, llevaba a cabo experimentos en sí mismo, en estudiantes de Harvard o en presos que se prestaban voluntariamente para la causa. Usando LSD y setas mágicas, afirmaban haber conseguido una tasa de prevención de reincidencia del 90%, creando un gran revuelo entre los medios de comunicación. Los psicotrópicos se dieron a conocer entre la población, y se convirtieron en un símbolo de rebeldía a lo largo de los años 60 y 70.

LAS SETAS MODERNAS Y EL SEGUNDO RENACIMIENTO

En la actualidad, con el nacimiento de internet, la información sobre las setas se ha extendido. La ciencia ha demostrado que la psilocina es segura para ingerir, y que puede tener un gran número de ventajas para la salud. El aumento de las "smartshops" combinado con técnicas micológicas modernas ha llevado a un resurgimiento de las setas mágicas (un reciente estudio en Dinamarca declaraba que alrededor del 7% de los estudiantes las habían probado). Se han creado sustitutivos sintéticos de la psilocibina en laboratorio y se desarrollan nuevas tecnologías enteogénicas orgánicas para curanderos modernos.

¿Puede ser que las setas que han acompañado siempre al ser humano sean el catalizador de la evolución de nuestra conciencia? ¿Es posible que el estado visionario que proporciona la psilocibina sea la inspiración para una religión moderna global?

Creas lo que creas, no hay duda de que las setas son una herramienta poderosa para explorar estados alterados. Juntos, podemos llevar el estudio y el cultivo de las setas a una nueva dimensión y liderar el movimiento para el próximo renacimiento psicodélico global.