Product successfully added to your shopping cart.

En caso de un “mal viaje”

Las Trufas mágicas pueden ser una experiencia muy fuerte para algunos y generalmente en un sentido positivo. Pero los efectos de la Psilocibina pueden no ser aceptados por todo el mundo. Un cambio drástico del sentido de la realidad puede conducir a sentimientos de miedo y/o pánico. Cuando una persona siente este tipo de efectos, es lo que llamamos comúnmente como un “mal viaje”.

Depende enteramente de la persona que haya ingerido la sustancia, como reaccionar ante la experiencia. Algunos prefieren la soledad y sin muchos estímulos externos. Pero la mayoría de la gente, sobretodo los primerizos, eligen la compañía de alguien conocido en un ambiente relajado. La figura del “cuidador” (persona que se mantiene sobria para poder ofrecer atención individual en caso necesario) es muy útil en este tipo de situaciones.

El miedo más común que sufren los que protagonizan un “mal viaje”, es precisamente no poder salir jamás de él. Pero aseguramos que siempre se sale. Es importante comunicarles que los efectos de los hongos mágicos son temporales y que todo volverá pronto a la normalidad. Las Trufas mágicas intensifican las emociones y sensaciones, sean positivas o negativas. Una charla tranquilizadora es, a menudo, suficiente para conseguir calma y tranquilidad.

Mientras se sufre un “mal viaje” se recomienda tomar azúcar para bloquear sus efectos o incluso anularlos por completo. Esto no es del todo cierto. Los efectos de las Trufas Mágicas no irán a menos al tomar o beber alimentos con azúcar y mucho menos, desaparecerán. La Psilocibina seguirá trabajando intensamente al menos durante el tiempo desde su consumo. Lo que podemos afirmar es que el consumo de azúcar estimula la aparición de dopamina en el cerebro, lo que lleva consigo una cierta sensación de placer. Para muchas personas, dicho efecto es suficiente para transformar el “mal viaje” en uno de más positivo. Es por eso que no está de más tener un poco de azúcar a mano por lo que pueda pasar.

Un cambio en el ambiente eliminando estímulos externos y un poco de zumo de frutas pueden hacer milagros.

 

MushMagic