Setas mágicas y cómo afectan a las cefaleas en racimos

Publicado
Categorías Default

Setas mágicas y cómo afectan a las cefaleas en racimos

Las setas mágicas son conocidas habitualmente por el estado psicodélico que pueden inducir si se ingieren en ciertas cantidades. Este cambio en la percepción es catalizado por la sustancia en su interior conocida como psilocibina, una poderosa molécula capaz de estimular una serie de experiencias, desde la claridad del pensamiento de una pequeña dosis, hasta los estados aparentemente profundos de una dosis más fuerte. Además de ser reconocidos en gran parte por esta capacidad, parece que los hongos mágicos pueden tener el potencial de desempeñar un papel importante en el tratamiento de los dolores de cabeza en racimos, como se muestra en un vídeo presentado por National Geographic.


LA HISTORIA DE DAN

El vídeo presenta a un hombre llamado Dan, a quien en un principio se puede ver clasificando un polvo fino en una máquina de cápsulas, en lo que parece ser un proceso de producción de medicamentos. Esta toma es inmediatamente seguida por una escena contrastante, en la que se ve gente yaciendo en una cama, en agonizante dolor y con las manos sobre sus cabezas en un intento desesperado por encontrar alivio.

Esta imagen muestra el dolor devastador provocado por las cefaleas en racimos, una afección que afecta a 1 de cada 1000 personas aproximadamente, y que puede inducir períodos de dolor extremo con episodios que duran varias horas.

Para ofrecer una idea general del dolor experimentado con una cefalea en racimo, Dan la describe así: "Se percibe como si una daga caliente estuviera atravesándote el ojo, traspasando todo lo que lo separa del cerebro". Como Dan explica, esta condición no debería subestimarse. Incluso hace referencia a una época en la que vivir con esta enfermedad era tan angustioso, que llegó al punto de considerar quitarse su propia vida.

Dan describe en detalle la vez en que, acostado en la cama y pensando en qué vestiría cuando suicidase, recordó la última vez que vio a sus hijos. Claramente, la condición afectó su vida hasta un nivel completamente demoledor.

UN NUEVO ENFOQUE

Habiendo intentado casi todo para aliviar los intensos dolores de cabeza, se estaba quedando ya sin alternativas. La esposa de Dan, Leanne, investigó en internet las cefaleas en racimo y encontró casos de pacientes que consumían setas alucinógenas. Aunque esto parecía un intento descabellado, decidieron probarlo. Después de hacerlo, Leanne afirma que "fue la mejor medicina que hemos encontrado".

El vídeo muestra a Dan cultivando sus propias setas mágicas, describiendo el ambiente perfecto que se necesita para obtener las setas y su psilocibina, que parece proporcionarle alivio contra sus debilitantes cefaleas de racimo. Dan seca las setas y las almacena para su posterior consumo, con lo cual es capaz de generar un suministro que puede durarle años.

La hija de Dan explica que si la gente hubiese sabido que su padre necesitaba las setas mágicas para salvar su vida, lo más probable es que no lo hubieran creído. Sin embargo, parece que si Dan no ingiere setas cada dos meses, los dolores de cabeza en racimos regresan.

LEYES RESTRICTIVAS

Con tal cantidad de pruebas anecdóticas, es obvio que la investigación debe orientarse hacia este campo y así explorar un medicamento potencialmente salvador para todos aquellos que sufren cefaleas en racimos. Sin embargo, la triste realidad es que en muchas partes del mundo hongos psilocibios son ilegales y a menudo se sitúan en la categoría de sustancias prohibidas más peligrosas.

Estas clasificaciones no sólo ralentizan la investigación y los descubrimientos científicos con respecto a los hongos mágicos, sino que también plantean la amenaza de penas de prisión para aquellos que necesitan cultivarlas con la finalidad de tratarse a sí mismos y a otros seres cercanos.

A medida que las setas mágicas se estudien en mayor profundidad, se espera que la racionalidad y el sano juicio se impongan en la toma de decisiones políticas.

UNA MIRADA MÁS PROFUNDA A LAS CEFALEAS EN RACIMOS

Las cefaleas en racimos son relativamente raras y, aunque pueden afectar a cualquiera, son más frecuentes dentro de la franja de edad que va de los 30 a los 40 años. Este tipo de cefaleas pueden aparecer casi de repente y de forma aguda, con dolores penetrantes, ardientes e intensos. Los síntomas suelen incluir ojos rojos y llorosos, sudoración en el rostro, congestión nasal e hinchazón de párpados.

Las causas exactas de esta enfermedad aún no se han identificado, sin embargo, se cree que está relacionada con la actividad en una región del cerebro llamada hipotálamo, responsable de la producción de ciertas hormonas con las que el cuerpo controla funciones fisiológicas como el hambre, el sueño, el estado de ánimo y la temperatura.

Ciertos factores externos como beber, fumar y estar en contacto con olores fuertes se han asociado con el desencadenamiento de cefaleas en racimos.

Los dolores de cabeza en racimos parecen manifestarse en ciclos, que pueden durar desde semanas a meses, con períodos de remisión entre ellos.