Cómo secar correctamente tus setas

Publicado

Cómo secar correctamente tus setas

Las setas producen efectos más potentes cuando se secan bien. Descubre cómo secar tus hongos correctamente para conseguir un efecto psicodélico adicional y un almacenamiento sin problemas con MushMagic.

SECAR SETAS CORRECTAMENTE

Ahora que te has tomado la molestia de cultivar un buen lote de setas mágicas, es el momento de secarlas. Los hongos secos están en un nivel de potencia muy superior al de los frescos, lo que los hace mucho más apreciados.

También son mucho más versátiles cuando se secan. Se pueden moler y utilizar para una gran variedad de finalidades, como hacer cápsulas o infusionarlos en alcohol para preparar licores o cristales. Las setas bien disecadas tienen una vida indefinida, especialmente cuando están congeladas, por lo que secarlas adecuadamente significa aprovecharlas al máximo.

Secar los hongos adecuadamente permite conservar más alcaloides, por lo que cuanta más atención se preste a la etapa de secado, más potencia por gramo tendrán. El secado al aire libre es solo el primer paso para conseguir que tus setas queden crujientes y perfectas. El secado al aire solo funciona hasta cierto punto, ya que la humedad relativa determina el grado de secado de los hongos. Para que lleguen a ponerse crujientes, secos y duros como rocas, de forma que el tallo se rompa en lugar de doblarse, se requieren unos cuantos pasos adicionales. Como regla general, nunca recurras al secado de hongos en el horno o a secadores de pelo en caliente. Sus compuestos químicos se degradarán y serán menos potentes.

PRIMERO: COSECHA EN EL MOMENTO ADECUADO

La cosecha en el momento adecuado garantiza setas mágicas de gran potencia. El momento ideal es justo antes o después de que se rompa el velo. Las tapas serán de color claro y de forma cónica. Las branquias seguirán pálidas, ya que la esporulación aún no ha comenzado.

Evita arrancarlos por el cepellón, ya que la herida que queda en el sustrato es una entrada de contaminación. Cuando se trata de conseguir varias tandas, un pan saludable es muy importante. Utiliza un par de tijeras afiladas o la hoja de un cuchillo esterilizado en una llama y limpio con alcohol. Luego, corta suavemente el tallo por el bulbo de la raíz.

PRE-SECADO

Los hongos son 95% agua y comienzan a secarse rápidamente. Inmediatamente después de la cosecha, se pueden hacer dos cosas: colocarlos en un plato limpio cubierto con un paño negro y dejarlos en el alféizar al sol; o bien, dejarlos en un plato limpio frente a un ventilador a velocidad suave. Las setas se marchitarán y estarán arrugadas y gomosas en pocas horas. Ahora es el momento de secarlas completamente.

SI TIENES UNA NEVERA LIBRE

El método ideal es secarlos en un frigorífico no frost (con deshumidificación). La humedad es prácticamente nula y los hongos se secan lenta y uniformemente. Esto lleva mucho tiempo y no todo el mundo tiene una nevera no frost vacía. Pero los resultados son perfectos, y la nevera se puede adaptar con rejillas para setas.

DISECADO

Otro método preferido que es mucho más accesible es el uso de desecantes como el gel de sílice. Los desecantes se pueden encontrar fácilmente en tiendas de suministros químicos y científicos, o puedes prepararlos tú mismo. Se pueden reutilizar una y otra vez, y salen muy rentables a largo plazo. Los desecantes no solo secan bien los hongos, sino que también se pueden utilizar durante el almacenamiento para asegurarse de que no haya humedad que pueda servir de punto de entrada para el moho. Si eres aficionado a la psilocibina y secas setas a menudo, los desecantes son una buena inversión.


desiccant

PREPARAR TU PROPIO DESECANTE

Necesitarás algunas cosas sencillas que puedes encontrar por casa:

  • Bandeja de horno
  • Martillo
  • Sales de Epsom
  • Recipiente sellado, resistente a la humedad y preferiblemente de vidrio

INSTRUCCIONES

  1. Calienta el horno a 250°C.
  2. Extiende las sales de Epsom uniformemente sobre la bandeja de horno.
  3. Métela en el horno y déjala por lo menos dos horas.
  4. Ahora todo está muy caliente y deberás tomar ciertas precauciones de seguridad. Retira la bandeja del horno. Actúa rápidamente mientras se mantiene caliente, ya que las sales empezarán a absorber la humedad del ambiente tan pronto como se enfríen. Verás que las sales de Epsom se solidifican en una placa.
  5. Utilizando el martillo, tritura esa placa hasta convertirla en polvo de nuevo
  6. Pon rápidamente las sales de Epsom en el recipiente y séllalo bien.

CÓMO USAR DESECANTES PARA SECAR SETAS

Todo este proceso debe realizarse lo más rápido posible para evitar que el desecante absorba la humedad del ambiente. El proceso sigue siendo el mismo tanto para las sales de Epsom como para el gel de sílice.

Necesitarás:

  • El desecante que prefieras
  • Papel absorbente
  • Recipiente de plástico grande con tapa
  • Malla metálica de secado (simplemente tiene que ser capaz de sostener las setas, dejar que el aire se mueva y doblarse fácilmente a mano. Las rejillas de enfriamiento para tartas hechas de alambre o malla fina funcionan bien).

INSTRUCCIONES

  1. Si utilizas una rejilla genérica, dobla los bordes para hacer un soporte lo suficientemente alto que evite que las setas toquen la capa de desecante/papel absorbente. Las rejillas para tartas ya tienen sus propias patas de alambre.
  2. Extiende el desecante uniformemente sobre el fondo del recipiente de plástico con una profundidad mínima de 3cm.
  3. Cubre el desecante con una capa de papel absorbente.
  4. Coloca la parrilla de secado (con las setas) sobre la capa de papel de cocina.
  5. Cierra la tapa del recipiente, asegurándote de que quede hermético.
  6. Ten paciencia. Echa un vistazo a los 3 días.
  7. El proceso de secado habrá terminado cuando los sombrerillos estén secos como piedras y los tallos se rompan fácilmente.

Los desecantes son reutilizables infinitamente. Solo tienes que repetir el proceso de secado en el horno descrito anteriormente y guardarlos en un recipiente hermético hasta que estés listo para volver a utilizarlos.

ALMACENAMIENTO

  • Ahora que los hongos están secos, es el momento de almacenarlos. Realmente no existe una sola forma de almacenar setas. La idea principal es mantenerlas frescas y libres de humedad. Como ocurre con cualquier materia vegetal, la humedad causa putrefacción, y la putrefacción es tu enemiga.
  • Almacenar los hongos en dosis exactas es una buena idea. De esta manera no es necesario abrir y cerrar una bolsa o frasco a granel, lo que puede dejar entrar humedad y contaminantes no deseados.
  • Pon las dosis medidas en bolsas pequeñas, y luego guárdalas en un frasco con desecante. Guarda el tarro en un lugar oscuro y fresco o en la nevera.
  • Mete las bolsas pequeñas con dosis en una bolsa más grande y guárdala en el congelador.
  • Haz una extracción de psilocibina con alcohol para conseguir cristales o hacer un licor. De esta forma no tendrás que preocuparte por la materia orgánica. Los cristales y licores literalmente durarán para siempre.

Chocolate Mushroom

CHOCOLATE

Siempre y cuando lo mantengas alejado de cualquier lugar donde los niños puedan encontrarlo, el chocolate con setas es una buena manera de esconder tus reservas de hongos a la vista de todos. El proceso es fácil y los resultados son deliciosos. La proporción de polvo de setas y chocolate depende de ti. Una bandeja de cubitos de hielo estándar puede contener 15 gramos de chocolate por cada cubito. Una tableta de chocolate normal suele pesar unos 200 gramos, lo que permite llenar cómodamente una bandeja entera. Digamos que dos trozos por viaje con 5 gramos de hongos. O lo que es lo mismo, unos 35 gramos de setas por tableta de chocolate.

Necesitarás:

INGREDIENTES

  • Un poco de polvo de setas
  • Chocolate

MATERIAL

  • Un cazo
  • Un tazón de metal o de cerámica que sea más grande que el cazo (el tazón se pondrá dentro para hacer un baño maría).
  • Manopla para horno o paño de cocina
  • Una bandeja de cubitos de hielo o moldes de silicona para bombones.
  • Espátula

INSTRUCCIONES

  1. Llena el cazo con agua, pero no lo suficiente para tocar el fondo del recipiente.
  2. Llévalo a ebullición.
  3. Rompe el chocolate, colócalo en el tazón y deja que se derrita; no es necesario que lo revuelvas.
  4. Apaga el fuego y retira el recipiente. Usa guantes de cocina o un paño, ya que el recipiente estará bastante caliente.
  5. Con la espátula, incorpora las setas pulverizadas.
  6. Rellena el molde que hayas escogido con la mezcla de chocolate.
  7. Refrigera hasta que esté listo.
  8. Mantén el chocolate en el congelador.

El cacao del chocolate es ligeramente ácido y afectará a la forma en que se desarrolla el viaje. Llegará más rápido, pero tendrá una duración más corta.

Para el cultivador de setas casero, el secado de hongos es un arte que debe perfeccionarse. Dominar la desecación y el almacenamiento a largo plazo garantizará que las llaves de las puertas de la percepción estén siempre listas y preparadas.