Protocolos De Microdosificación Para Trufas Mágicas

Publicado

Protocolos De Microdosificación Para Trufas Mágicas

La microdosificación de trufas mágicas ofrece varias ventajas únicas, pero es fundamental que sigas el protocolo más adecuado para tus necesidades. Si lo haces bien, descubrirás todo un mundo de potencial sin explotar, y mejorarás tu estado de ánimo, concentración y creatividad en formas que nunca creíste posibles.

Para la mayoría de las personas, la principal dificultad a la hora de microdosificar trufas mágicas reside en la frecuencia del consumo. Has determinado la dosis subalucinógena (generalmente de 0,5-1g) de trufas u hongos que debes tomar, pero ¿con qué frecuencia tienes que hacerlo para maximizar sus beneficios? Los protocolos de microdosificación pueden ayudarte con este problema.

¿CUÁL ES EL PROTOCOLO IDEAL DE MICRODOSIFICACIÓN?

Los protocolos de microdosificación son rutinas o programas determinados que siguen los consumidores cuando toman microdosis de trufas mágicas. Estos protocolos tienen en cuenta el estilo de vida de cada persona y le ayudan a encontrar su microdosis ideal, por lo que satisfacen las necesidades de los consumidores novatos, veteranos y de quienes mezclan la psilocibina con otros suplementos.

Los protocolos de microdosificación adoptan muchas variantes, pero en su mayoría siguen un patrón de ingesta dividido en “días de consumo” y “días de descanso”. En los días de consumo se toman las trufas mágicas, y los de descanso ofrecen al cuerpo la oportunidad de restablecer su tolerancia y de disfrutar del efecto residual. También es buena idea tomarse un descanso prolongado de estos protocolos después de cada ciclo completo (más sobre esto en breve).

4 MÉTODOS DE MICRODOSIFICACIÓN

A continuación te mostramos los protocolos de microdosificación más habituales, para que decidas cuál se adapta mejor a tu estilo de vida y necesidades, ya que todos ofrecen ventajas e inconvenientes únicos. Te recomendamos seguirlos durante un máximo de 6 semanas, tras lo cual es aconsejable descansar de 2 a 4 semanas.

MÉTODO 1-1

El primer protocolo de microdosificación es uno de los más sencillos: consumes trufas el primer día, te tomas un descanso, consumes, descansas y repites. No solo es muy fácil de seguir durante todo el ciclo, sino que además es adecuado tanto para principiantes como para psiconautas expertos. El principal inconveniente es que los novatos podrían necesitar un descanso más largo entre las dosis.

Protocolo de microdosificación propuesto:

  • Día 1: Consumo de trufas
  • Día 2: Descanso
  • Día 3: Consumo de trufas
  • Día 4: Descanso
  • Día 5: Consumo de trufas
  • Día 6: Descanso
  • Día 7: Consumo de trufas

MÉTODO 1-2

Apodado el protocolo Fadiman, también es muy sencillo y consiste en tomar tu microdosis ideal el primer día y descansar dos días.

Este descanso de dos días es adecuado para los principiantes, ya que permite que el cuerpo procese la psilocibina y se familiarice con el efecto residual (un fenómeno caracterizado por la persistencia de sensaciones positivas o esclarecedoras tras la ingesta de psilocibina). El segundo día de descanso también es ideal para escribir la experiencia en un diario y reflexionar sobre el viaje espiritual.

Protocolo de microdosificación propuesto:

  • Día 1: Consumo de trufas
  • Día 2: Descanso (efecto residual)
  • Día 3: Descanso
  • Día 4: Consumo de trufas
  • Día 5: Descanso (efecto residual)
  • Día 6: Descanso
  • Día 7: Consumo de trufas

MÉTODO 4-3

El método 4-3 es otro protocolo muy popular ideado por el respetado micólogo Paul Stamets. La principal diferencia entre este protocolo y el resto es que también se consume melena de león y niacina. Se trata de una “stack” o “pila” avanzada, por lo que no es adecuado para principiantes, pero Stamets afirma que esta combinación potencia mucho más la función y la salud cerebral.

Protocolo de microdosificación propuesto:

  • Día 1: Consumo de trufas, melena de león y niacina
  • Día 2: Consumo de trufas, melena de león y niacina
  • Día 3: Consumo de trufas, melena de león y niacina
  • Día 4: Consumo de trufas, melena de león y niacina
  • Día 5: Consumo de melena de león
  • Día 6: Consumo de melena de león
  • Día 7: Consumo de melena de león

MÉTODO 7-7

Si tienes un proyecto en el que quieres centrarte durante tus aventuras psicoactivas, este método es ideal. El consumo diario de trufas mágicas durante una semana garantiza un efecto máximo sin que la mente sobrepase el límite. Lógicamente, deberás tomarte un descanso (generalmente de una semana) para que tu cuerpo restablezca su tolerancia a la psilocibina. Este protocolo quincenal se adapta a los consumidores que buscan el efecto creativo de las trufas mágicas.

Protocolo de microdosificación propuesto:

Semana 1

  • Día 1: Consumo de trufas
  • Día 2: Consumo de trufas
  • Día 3: Consumo de trufas
  • Día 4: Consumo de trufas
  • Día 5: Consumo de trufas
  • Día 6: Consumo de trufas
  • Día 7: Consumo de trufas

Semana 2

  • Día 1: Descanso
  • Día 2: Descanso
  • Día 3: Descanso
  • Día 4: Descanso
  • Día 5: Descanso
  • Día 6: Descanso
  • Día 7: Descanso

PROTOCOLOS DE DOSIFICACIÓN FADIMAN Y STAMETS

Aunque cada persona elige el protocolo de microdosificación que mejor se adapta a sus necesidades, muchas consideran el de Fadiman como el criterio de referencia para las trufas mágicas. No solo ofrece un descanso largo para reflexionar y documentar la experiencia, sino que la frecuencia de las dosis también permite disfrutar de todos los beneficios de la psilocibina sin sentirse abrumado.

Una vez que dominan el protocolo de dosificación 4-3, muchos consumidores se pasan al de Stamets. Tomar dosis altas de trufas mágicas echaría por tierra el objetivo de la microdosificación, por lo que la incorporación de suplementos adicionales proporciona un efecto de mayor alcance a la vez que mantiene el importante concepto de las dosis subalucinógenas.

CONSEJOS PARA MICRODOSIFICAR TRUFAS MÁGICAS

Tanto si es la primera vez que vas a tomar microdosis de trufas mágicas como si ya tienes mucha práctica, los siguientes consejos te ayudarán a mejorar la experiencia y garantizan que tu protocolo favorito ofrezca el mejor resultado posible.

• Lleva un diario de microdosificación: la psilocibina puede abrir tu mente a nuevas posibilidades y formas de pensar, pero estos momentos suelen ser fugaces, especialmente si tomas microdosis. Por eso, es fundamental documentar la experiencia para que puedas ajustar la frecuencia en los ciclos futuros. Puedes usar la fórmula tradicional del lápiz y papel u optar por plataformas digitales como Notion, donde podrás organizar tus horarios y realizar apuntes sobre la microdosificación.

• No cambies el protocolo a mitad de ciclo: el objetivo de la microdosificación es disfrutar del trayecto, no el destino. Por eso, la experiencia será mucho mejor si sigues el protocolo hasta el final, documentando los resultados a lo largo del mismo. Si después de terminar un ciclo decides que no es el adecuado, no dudes en probar con otro.

• Prueba la microdosificación intuitiva: cuando domines todos los aspectos de la microdosificación y te hayas acostumbrado a cómo responden tu mente y cuerpo, puedes probar la dosificación intuitiva, es decir, en lugar de seguir un protocolo determinado, toma una microdosis cuando creas que la necesitas. Este método también debe incluir días de descanso, pero la frecuencia de la dosificación solo dependerá de ti.

• Los descansos son fundamentales: tomarse un descanso de las trufas mágicas es esencial para la salud del viaje espiritual. Además, el cuerpo tendrá tiempo de restablecer su tolerancia. A la larga, el organismo se vuelve insensible al efecto de la psilocibina, y lo único que se puede hacer es esperar a que desparezca la tolerancia (lo que suele tardar de 2 a 4 semanas).

En última instancia, la elección de un protocolo de microdosificación es una cuestión de preferencia personal. Para disfrutar de la mejor experiencia posible, es importante adoptar el método que mejor se adapte a tus necesidades. Esperamos que los protocolos y consejos de este artículo te proporcionen la confianza necesaria para probar la microdosificación por primera vez, o para perfeccionar el proceso con el fin de conseguir una experiencia espiritual aún mejor.