Un mal viaje con trufas mágicas: ¿es preocupante?

Publicado
Categorías Default

Un mal viaje con trufas mágicas: ¿es preocupante?

¿Qué deberías saber sobre un mal viaje? Aquí encontrarás algunos consejos para evitarlos y aliviarlos.

Junto con los efectos positivos y animados y las experiencias mágicas que puedes experimentar al consumir trufas alucinógenas, también hay ciertos riesgos e inconvenientes. El consumo de sustancias psicoactivas afecta significativamente a tu estado mental, además de reflejar tu estado de salud mental en general. Por este motivo, puede tener un gran impacto sobre tu bienestar. Así que es muy importante prepararte para la experiencia: infórmate de los riesgos y de cómo disfrutar de un viaje lo más seguro, saludable y agradable posible.

¿QUÉ ES UN MAL VIAJE?

Uno de los obstáculos que un psiconauta se puede encontrar es la experiencia que se conoce como "mal viaje". El principal factor desencadenante de una mala experiencia es la inseguridad y el miedo del consumidor. Cualquier consumidor experimentará antes de un viaje esa sensación emocionante, como de tener mariposas en el estómago, mezclada con una dosis de tensión o de miedo. Pero es importante no dejar que el miedo o la inseguridad se apoderen de tu tren de pensamiento. Esto requiere de un estado mental lúcido para consumir setas mágicas: deberías ser consciente de tus propias fortalezas y debilidades mentales y estar dispuesto a desafiarlas con la magia de la psilocibina. En definitiva, un mal viaje es una mala jugada de tu propia mente. Preguntas como: "¿Dónde me acabo de meter?" o "¿Cómo salgo de este viaje?" son algunas de las cuestiones que pueden pasarte por la cabeza. Cuando no eres capaz de superarlas puedes acabar entrando en un círculo vicioso de pensamientos negativos.

Este tipo de situaciones te pueden hacer sentir miedo, además de otros efectos como la pérdida del control y la noción del tiempo, que pueden indicar una confrontación con aspectos sobre los que tienes que aprender de ti mismo o cosas de las que te tienes que deshacer para poder seguir creciendo.

En un estado de consciencia elevada como el que experimentarás cuando consumas trufas mágicas, serás más sensible a estímulos externos como el sonido, el olfato, la visión y las expresiones o la energía que otras personas te transmiten. La paranoia es provocada por los miedos iniciales del consumidor, y puede crear una situación de desconfianza generalizada e incluso alucinaciones terroríficas. Un mal viaje suele venir acompañado por pensamientos paranoicos. Por eso, además de un buen estado de salud mental, una buena compañía es imprescindible para solventar estos desagradables obstáculos.

Los efectos de consumir trufas mágicas pueden ser espectaculares y, en ocasiones, hasta pueden resultar demasiado intensos. La belleza de las sustancias psicodélicas está muchas veces oculta en un laberinto de alucinaciones y visiones enigmáticas en lo más profundo de nuestro cerebro. Tienes que ser fuerte y tener la voluntad necesaria para dejarte llevar y ver hacia dónde te arrastra la psilocibina. Bloquearla se volverá en tu contra, así que no intentes luchar contra ella cuando aparezcan tus primeras sensaciones de miedo.

RIESGOS GENERALES:

Los efectos de las trufas mágicas pueden durar entre 3 y 6 horas. Los riesgos aumentan cuando se combinan con el consumo de otras sustancias.

Físicos:

  • Aumento del ritmo cardíaco y la presión sanguínea
  • Aumento de la temperatura corporal
  • Pérdida de coordinación: sensación de inestabilidad en todo el cuerpo
  • Pérdida del control de la vejiga

Mentales:

  • Sensaciones intensas de miedo
  • Pensamientos confusos y desordenados
  • Ataques de pánico y delirios paranoicos

PREPARA Y REPARA

Para disfrutar de un viaje seguro, placentero e instructivo, tendrás que prepararte de la forma adecuada. Hay una serie de medidas de precaución que deberías tomar, especialmente si es la primera vez que vas a consumir trufas mágicas.

- Ingiere trufas sólo en compañía de gente en la que confías. Deberán ser personas con las que te sientas cómodo. No lo hagas con desconocidos o con gente con la que no tienes buenas sensaciones.
- Consume trufas mágicas sólo si quieres hacerlo y no porque otra persona te haya convencido de ello.
- Si tienes miedo de los efectos potenciales, ¡NO CONSUMAS TRUFAS MÁGICAS!
- Valora adecuadamente tu propia salud mental: si no te encuentras en perfecto estado, no consumas trufas mágicas.
- Asegúrate de que entre quienes te rodea haya al menos un "compañero de viaje". Esto significa que no consumirán trufas mágicas ni otras sustancias y que en caso de que alguien necesite atención, habrá una persona con experiencia para cuidar de ella.
- Libera tu agenda de compromisos para las siguientes 24 horas. Tómate tu tiempo con las trufas mágicas. La simple idea de tener que encontrarte con tus padres en pocas horas o una entrevista de trabajo en la mañana siguiente te estresará y seguramente acabe con la magia de tu viaje.
- Apaga tu teléfono móvil y desconecta el fijo. La mayoría de los consumidores no reaccionarían de forma racional si se tienen que enfrentar a buenas o malas noticias.
- Las trufas mágicas se disfrutan más cuando se consumen en un entorno en el que te sientes cómodo, no en lugares desconocidos o abarrotados de gente. La naturaleza o la tranquilidad de tu casa ofrecen escenarios agradables donde poder disfrutar plenamente de la profundidad de tu viaje.
- No consumas trufas mágicas en combinación con otras sustancias, especialmente con alcohol.

Cuando se llevan a cabo las preparaciones adecuadas y se toman las precauciones señaladas anteriormente, la posibilidad de un mal viaje se minimiza. Pero si aún así tú o alguno de tus amigos está sufriendo uno, hay ciertas cosas que puedes hacer para mejorar la situación.

- Ve a un lugar más apartado y tranquilo, donde te puedas sentar o acostar. Vigila también la temperatura: una habitación demasiado calurosa podría empeorar un mal viaje.
- Céntrate en respirar con calma.
- Tómate una bebida azucarada o dextrosa para ayudar a neutralizar los efectos al elevar tu nivel de azúcar en sangre. Te sentirás más fuerte para resistir los pensamientos negativos.
- Algunas hierbas relajantes también podrían ayudarte a combatir tus miedos y la tensión negativa. Un té o unas pastillas de valeriana pueden funcionar perfectamente.
- Cuando la situación no mejora o incluso empeora, quizás deberías ponerte en contacto con los servicios de emergencia. En Europa puedes utilizar el número 112 y en los Estados Unidos el 911. Sé siempre totalmente sincero con el personal sanitario acerca de tu estado y el consumo de estas sustancias.

Las experiencias con psicodélicos son una gran forma de apreciar toda la belleza y la sabiduría que el universo nos ofrece y pueden ayudarte a conocerte mejor a ti mismo. El poder de la psilocibina tiene un efecto fundamental sobre la mente: un mal viaje viene determinado por el miedo del consumidor. Superar este miedo y atajar los pensamientos negativos que a menudo provoca un mal viaje, es también un desafío que puede resultar revelador y dejar una huella en ti para siempre.

¡Feliz viaje: piensa por ti mismo y cuida de los demás!