Microdosis de trufas mágicas

Publicado
Categorías Default

Microdosis de trufas mágicas

La psilocibina es el ingrediente activo de algunos tipos de setas y trufas mágicas. En dosis altas, este compuesto actúa como una sustancia psicodélica alterando la percepción del mundo a través de sus efectos sobre el cerebro humano y el sistema nervioso central. Pero ¿qué ocurre con las microdosis?

La psilocibina es el ingrediente activo de algunos tipos de setas y trufas mágicas. En dosis altas, este compuesto actúa como una sustancia psicodélica alterando la percepción del mundo a través de sus efectos sobre el cerebro humano y el sistema nervioso central. Pero ¿qué ocurre con las microdosis?

Las setas que contienen psilocibina tienen una larga historia de consumo que se remonta muy atrás en la historia, y en la actualidad se siguen utilizando para inducir estados de consciencia alterados con el fin de lograr un determinado resultado. Muchas personas consumen setas y trufas de psilocibina para obtener una experiencia psicodélica. Pero está surgiendo una nueva moda que consiste en consumir dosis muy pequeñas para experimentar sus efectos beneficiosos de forma más sutil, a la vez que se es capaz de funcionar normalmente en el trabajo y en situaciones sociales sin experimentar la experiencia alucinatoria completa.

Estas dosis pequeñas se han bautizado como microdosis, y su consumo no está limitado a los psiconáutas. Gente metida en gigantescos negocios en sitios como Silicon Valley toma microdosis de sustancias psicodélicas, como la psilocibina y el LSD, para aumentar la concentración, potenciar la creatividad y disfrutar de su trabajo, con el fin de obtener excelentes resultados en sus campos.

MICRODOSIS DE TRUFAS

Una persona que toma microdosis con fines creativos y profesionales fue entrevistada por la revista Wired, y con respecto a este tema, dijo: "me ayuda a pensar de manera más creativa y a permanecer concentrada", y añadió: "Puedo controlar fácilmente el estrés y soy capaz de conservar una perspectiva sana, de una forma que antes no podía".

El Dr. James Fadiman, investigador psicodélico y autor de The Psychedelic Exporer's Guide, cree que la razón por la que estas sustancias son tan eficaces en un entorno profesional es porque "lo que obtienes es la mejor parte del Adderall, sin ninguno de sus efectos secundarios. Funcionas mejor física y mentalmente, toleras al idiota de la oficina y eres más compasivo con los defectos de los demás", y continúa: "Sientes que has tenido un buen día".

Apenas existen estudios ni pruebas científicas sobre la idea la microdosificación. Esperemos que esto cambie en el futuro y que podamos entender cómo hacerlo de forma adecuada y lo que se puede conseguir. La mayoría de informes sobre microdosis proceden de datos anecdóticos. Fadiman ha creado un sitio web llamado microdosingpsychedlics.com. en el que la gente se puede inscribir para tomar parte en estudios cuyo objetivo es recopilar datos sobre la microdosificación y proporcionar información sobre su uso seguro y eficiente.

CÓMO SE HACE

Una microdosis de setas de psilocibina es de unos 0,2-0,5g. Hay que señalar que las trufas y las setas tienen distinta potencia, y que unas variedades o tipos de trufas de psilocibina son mucho más fuertes que otras. Además, el peso y la tolerancia del individuo también se deben tener en cuenta, así como el contenido de su estómago y otros parámetros. Como ya se ha mencionado, la investigación sobre las microdosis aún es muy reciente, y por lo tanto se aconseja proceder con precaución y hace caso a los profesionales del campo.

Para microdosificar las trufas, se necesita una báscula capaz de pesar cantidades muy pequeñas. Algunas personas también hablan de dividir el material y colocarlo en cápsulas, para que sea más fácil almacenarlo y tener la dosis correcta lista para su consumo.

Se aconseja tomar una microdosis cada 4 días durante un período de 10 semanas. Lo que significa, por ejemplo, tomar una dosis el domingo, observar los efectos el lunes, descansar el martes, tomar otra microdosis el miércoles, volver a observar los efectos el jueves, descansar otra vez el viernes y también el sábado. Es una buena práctica tomar apuntes durante todo este tiempo, para ver qué diferencias notas y qué posibles beneficios podría tener para ti como individuo. También se aconseja continuar con la rutina habitual mientras se toman las microdosis.

Una microdosis se describe como sub-perceptual, lo que significa que el consumidor no experimenta ni percibe el estado psicodélico producido por la sustancia en dosis más altas. Lo que experimentan, sin embargo, es su efecto beneficioso, que puede diferir dependiendo de la persona, pero que en general es una ligera mejora del bienestar y el rendimiento.

UNA NUEVA VISIÓN DE LA PSILOCIBINA

El inventor del LSD, Albert Hofmann, ya dijo que "las dosis sub-perceptuales son el área menos investigada de los psicodélicos". Esta afirmación sigue siendo correcta en la actualidad, pero esperemos que con unas leyes sobre drogas más relajadas y los avances en el entendimiento científico de estos compuestos, las microdosis se puedan estudiar y utilizar propiamente.

La guerra contra las drogas se ha asegurado de que el estigma asociado la psilocibina sea lo bastante fuerte como para que se categorice entre otras sustancias verdaderamente peligrosas como el crack y la heroína. La clasificación de la psilocibina como sustancia de la lista 1 en EEUU y de clase A en algunos países europeos, significa que se considera peligrosa, fácil de abusar y con escaso o nulo valor medicinal. Esta perspectiva está siendo contrarrestada en tiempos recientes, en los que se está dando una oportunidad a la ciencia para estudiar su potencial y mecanismos de acción como medicamento para toda una serie de trastornos mentales.

Quizás uno de los avances más notables sea un estudio realizado en la Universidad Johns Hopkins en el que se administró psilocibina a 29 enfermos de cáncer. Tras una sola dosis, el 80 por ciento de los pacientes experimentó una notable mejoría en su estado mental con respecto a sentimientos y síntomas asociados con la depresión y la ansiedad. Una de las pacientes del estudio, Sherry Marcy, habló sobre cómo le afectó la experiencia: "la sensación de fatalidad pareció esfumarse sin más... volví a ponerme en contacto con mi familia y con mis hijos, y con mi admiración por la vida", y añadió: "Antes, estaba siempre en casa, y no me podía mover… este estudio supuso una enorme diferencia, que aún perdura".

En otro estudio muy interesante, publicado en la revista Nature, se administró psilocibina a 12 personas con depresión y que no respondían a los medicamentos tradicionales. De manera sorprendente, una semana después de recibir la dosis oral de psilocibina, todos los pacientes experimentaron una mejoría en sus respectivos síntomas. Y después de 3 meses, cinco de ellos se habían curado por completo. Los autores de este estudio no alegan que la psilocibina se deba usar como último recurso, pero dicen que es factible.

Aunque en este caso no se usaron microdosis, demuestra el efecto que puede tener esta sustancia.

Gracias a estos nuevos avances en la investigación de la psilocibina, ya es un hecho que tiene un enorme potencial para actuar de forma positiva sobre el cerebro humano, y hace que el fenómeno de las microdosis sea aún más interesante y plausible.